4 técnicas a seguir para la gestión de conflictos

4 técnicas a seguir para la gestión de conflictos

La gestión de conflictos es una técnica que pone solución a problemas personales o laborales que pueden aflorar en momentos concretos y en los que se requiere tomar una decisión con cierta premura.

Las técnicas de gestión de conflictos tienen el objetivo de solventar dichas dificultades, excluyendo las acciones violentas que a veces son utilizadas con facilidad. Por ello, se desea resolver los conflictos para conseguir resultados claros a través de una negociación.

La importancia de las técnicas de gestión de conflictos

En el artículo de esta semana queremos tratar las cuatro técnicas con las que es posible tratar esta gestión de conflictos. Estas son herramientas que otorgarán una gran utilidad para afrontar situaciones delicadas, donde se debe hacer frente al problema y actuar lo mejor posible, y no con vistas para salir de la situación dada, sino también para lograr un clima idóneo de trabajo y relación personal.

Los expertos en este tipo de conflictos apuntan dos tipos básicos de desacuerdos laborales: improductivos, de los que se sacan apenas conclusiones y perjudican tanto a la empresa como a las personas, y los productivos, que se consideran como una opción positiva para sus protagonistas. A continuación, conocemos cuáles son las características principales de las técnicas de arbitraje, mediación, facilitación e indagación.

Arbitraje

En este caso, ambas partes ofrecen su visión de la situación vivida. Gracias a esta técnica se le da la opción a la persona de que escuche del otro lo que ha dicho él mismo. Así las cosas, la persona afectada puede confirmar y modificar su mensaje, pues se da una muestra verdadera de lo que quiso transmitir.

Facilitación

Se aconseja para los conflictos de gravedad leve o media. Alguien neutral ayuda a que las otras personas dialoguen y aparquen sus rencillas de forma respetuosa e intentando conseguir sus diferentes propósitos. Dicha persona no debe imponer su idea, sino que debe ser el resultado de un acuerdo entre todos.

4 técnicas a seguir para la gestión de conflictos

Mediación

De carácter más formal que la facilitación, es una técnica utilizada para los conflictos laborales que están estancados. La persona responsable de mediar suele ser ajena al conflicto y su tarea reside en construir el mejor clima laboral para que las dos partes lleguen a entenderse. En ocasiones, las personas que tienen el problema piden la actuación del mediador, ya que su relación es casi inexistente para dialogar por sí mismas.

 

La persona responsable de mediar suele ser ajena al conflicto y su tarea reside en construir el mejor clima laboral para que las dos partes lleguen a entenderse

 

Indagación

Las partes piden la aportación de una o varias personas neutrales para que éstas valoren profundamente sobre el conflicto generado. Tras esta etapa, es recurrente pasar a otra fase de recomendaciones para que el problema no vaya a más.

Descubre Orientación Laboral Coaching

Las sesiones de Coaching y Orientación Laboral les han ayudado notablemente a personas sin claridad de ideas a marcarse objetivos y ser capaz de lograrlos; a aquellos que no encontraban su misión, a descubrirla y orientarla hacia el mundo profesional; a personas desmotivadas en su trabajo a recuperar su confianza y enfoque para poder tener una orientación vocacional en Madrid; a tomar decisiones importantes con seguridad y a resolver conflictos y mejorar relaciones.

Además de sus sesiones prácticas, con resultados desde el primer día, gracias a la amplia experiencia de Mayte Santibáñez en RR.HH orienta a todo tipo de personas mediante su coaching profesional en Madrid (orientación profesional, motivación, cambio de empleo…) y encontrar trabajo (entrevistas de trabajo, CV, negociación, comunicación, confianza, valoración personal…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *